El sábado no fue nuestro día y muy pronto se puso de manifiesto. Mientras el rival tuvo todo de cara, hasta la fortuna, a nuestros chavales no les salió nada de nada y cayeron derrotados con rotundidad y sin ningún pero que valga, a no ser el de la falta de pegada.

Muy pronto, pero que muy pronto, el Arenas puso el marcador a su favor. Unas manos en el área tras la primera jugada de ataque y de descontrol de nuestra zaga, supuso el principio del fin. Aun así, el equipo buscó la igualada y amén que lo pudieron conseguir si Galder hubiese materializado alguna de las ocasiones que tuvo. No era el día, y punto.

Con todo, el rival, sólido y superior en muchas fases del partido, demostrando el porqué de su imbatibilidad, y se volvió a llevar el gato al agua cerca de la media hora de juego. Un nuevo error que propició una contra dejo a Nabar sólo ante el peligro y consumó el 2-0. Sin tiempo para la reacción, a renglón seguido llegó la guinda en un remate a placer en el primer palo tras un saque de esquina.

Joomla templates by a4joomla